Los anfibios se alimentan de

Los anfibios se alimentan de

Cómo se mueven los anfibios

Otras especies de ranas, no adaptadas a la competencia por el sonido, han desarrollado diferentes estrategias de comunicación: por ejemplo, los machos de L. albilabris, al gritar, sumergen parte de ellos en el barro y generan así una onda que hace vibrar el suelo, o las hembras de la rana arborícola de Malasia tamborilean con sus patas traseras en un junco para atraer a los machos.

V – D – MAnfibios – Familias de anurosAllophrynidae – Alsodidae – Alytidae – Aromobatidae – Arthroleptidae – Ascaphidae – Batrachylidae – Bombinatoridae – Brachycephalidae – Brevicipitidae – Bufonidae – Calyptocephalellidae – Centrolenidae – Ceratobatrachidae – Ceratophryidae – Conrauidae – Craugastoridae – Cycloramphidae – Dendrobatidae – Dicroglossidae – Eleutherodactylidae – Heleophrynidae – Hemiphractidae – Hemisotidae – Hylidae – Hylodidae – Hyperoliidae – Leiopelmatidae – Leptodactylidae – Limnodynastidae – Mantellidae – Megophryidae – Micrixalidae – Microhylidae – Myobatrachidae – Nasikabatrachidae – Nyctibatrachidae – Odontobatrachidae – Odontophrynidae – Pelobatidae – Pelodryadidae – Pelodytidae – Petropedetidae – Phrynobatrachidae – Phyllomedusidae – Pipidae – Ptychadenidae – Pyxicephalidae – Ranidae – Ranixalidae – Rhacophoridae – Rhinodermatidae – Rhinophrynidae – Scaphiopodidae – Sooglossidae – Telmatobiidae

Qué son los anfibios

Anfibios de diferentes órdenes: (de izquierda a derecha y de arriba a abajo) un anuro ( Litoria phyllochroa ), un seymouriamorfo ( Seymouria baylorensis ), un urodel ( Notophthalmus viridescens ) y un gimnofio ( Dermophis mexicanus )

En la mayoría de los anfibios, la pata delantera tiene cuatro dedos y la trasera cinco, pero ninguno tiene garras. Algunas especies de salamandras tienen menos dedos y la anguila Amphiuma tiene patas diminutas. Los sirenoideos, salamandras acuáticas, tienen extremidades delanteras rechonchas pero no tienen extremidades traseras. Las Cecilias no tienen piernas. Avanzan en sus túneles como las lombrices de tierra, mediante contracciones musculares a lo largo de su cuerpo. En la superficie del suelo o en el agua, se mueven ondulando.

  Alimentos para sentirse feliz

Los huevos de los anfibios suelen depositarse en el agua y las larvas que nacen completan su desarrollo en el agua y posteriormente se convierten en adultos, acuáticos o terrestres. En algunas especies de ranas y en la mayoría de las salamandras sin pulmones (Plethodontidae), no existe una fase larvaria aparente. Las larvas se desarrollan en los huevos y emergen como adultos en miniatura. Muchas Cecilias y algunos otros anfibios ponen sus huevos en tierra y las larvas recién nacidas se escurren o son llevadas a un charco de agua. Algunas Cecilias, la salamandra negra ( Salamandra atra ) y algunas especies de Nectophrynoides son vivíparas. Sus larvas se alimentan de secreciones glandulares y se desarrollan en el oviducto de la hembra, a menudo durante largos períodos. Otros anfibios, además de Cecilia, son ovovivíparos. Los huevos se mantienen dentro o sobre el cuerpo de la madre, pero las larvas se alimentan de la yema del huevo, sin recibir ningún alimento del adulto. Las larvas emergen en diferentes etapas de su crecimiento, antes o después de la metamorfosis, dependiendo de la especie. Los sapos del género Nectophrynoides presentan todos estos patrones de desarrollo entre su docena de representantes.

  Consultorio de nutricion animal sa

Labyrinthodontia

Hace unos 300 millones de años, en el Carbonífero, los anfibios se extendieron por todo el mundo y se diversificaron en un gran número de formas, convirtiéndose en los organismos dominantes en tierra. Sin embargo, los anfibios primigenios eran bastante diferentes de los anfibios actuales.

La anatomía de los anfibios distingue tres tipos principales: los anuros (en griego “sin cola”), como las ranas, las ranas arborícolas y los sapos, los urodelos (en griego “cola visible”), como los tritones y las salamandras, y los gimnófeles (en griego “serpientes desnudas”), también llamados apodones (en griego “sin patas”), como los cecilios.

Estudios recientes han descubierto una estrecha relación entre la disminución del ozono en la estratosfera y el declive de algunas especies de anfibios[2]. Se ha demostrado que la radiación ultravioleta B es muy perjudicial para los seres vivos, ya que altera su composición genética. Algunas especies vivas son capaces de reconocer y destruir las estructuras de ADN dañadas.

Qué son los anfibios

Las ranas, los sapos, las salamandras y los tritones pertenecen al grupo de los anfibios. Los anfibios son animales vertebrados porque tienen espinas, como los peces, los reptiles, las aves y los mamíferos. Sus antepasados fueron los primeros vertebrados que “conquistaron la tierra firme” hace unos 370 millones de años, consiguiendo liberarse, al menos en parte, de la vida en el medio acuático.

  Servicio a domicilio de alimentos

Las ranas y los sapos tienen un cuerpo robusto. Poseen cuatro patas y no tienen cola cuando son adultos. Las patas traseras de las ranas y los sapos están muy desarrolladas y se utilizan para saltar. Los machos pueden emitir sonidos. Las salamandras y los tritones tienen patas muy cortas y un cuerpo alargado, que termina en una larga cola adecuada para nadar. No pueden emitir sonidos.

Las Cecilias tienen un cuerpo alargado y cilíndrico, como el de las lombrices de tierra. Son ciegos y no tienen patas; tienen una cola muy corta y viven enterrados en el barro. Utilizan la cabeza para cavar túneles en el suelo.

La mayoría de los anfibios viven parte de su vida en el agua y parte en la tierra. Nacen en el agua, viven en tierra cuando son adultos y vuelven al agua para reproducirse. Sin embargo, normalmente no se alejan del agua y viven en zonas húmedas.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad