Transporte de alimentos congelados

Transporte de alimentos congelados

Transporte de productos congelados

El envío de alimentos congelados o ultracongelados implica el mantenimiento de temperaturas específicas por debajo de -18° a lo largo de toda la cadena de frío, es decir, desde la producción hasta la venta, pasando por el transporte, el almacenamiento y la exposición.

En Fresh Ways, a través de nuestro servicio de transporte de alimentos congelados, somos capaces de ofrecer una adecuada conservación de los productos alimentarios congelados hasta -20º, garantizando una cadena de frío fiable, ágil y oportuna en todas sus fases y orientada a no estropear la materia prima.

Transportes internacionales congelados

Los productos congelados y/o ultracongelados no pueden salir en ningún caso de la “cadena de frío”, mientras que los alimentos refrigerados no pueden sufrir grandes fluctuaciones de la temperatura óptima de conservación durante el transporte.

Estos productos se transportan casi exclusivamente en camiones con refrigeración mecánica y un sistema de refrigeración independiente del camión. Este sistema ofrece las mayores garantías de seguridad, especialmente para el transporte internacional, durante el cual la “cadena de frío” debe mantenerse activa durante varias horas. A este respecto, se recuerda que deben respetarse las disposiciones del “Acuerdo sobre el transporte internacional de productos alimenticios perecederos” (Ley nº 264 de 2 de mayo de 1977).

  Descomposicion de los alimentos

Sin embargo, está claro que también pueden producirse ciertos cambios físicos y reacciones bioquímicas a temperaturas de congelación, especialmente si se produce un aumento, aunque sea temporal, de la temperatura (por ejemplo, > -18°C).

Al recibir los alimentos congelados, es necesario

Se rige por el Decreto Legislativo nº 110, de 27 de enero de 1992, por el que se aplica la Directiva 89/108/CEE. El decreto regula la producción, distribución y venta de alimentos congelados para el consumo humano. Los helados no se consideran alimentos congelados.

Según el decreto, la temperatura de los alimentos congelados no debe superar los -18°C en ninguna etapa de la cadena, desde la producción hasta la distribución y la venta. Sin embargo, se toleran breves fluctuaciones al alza de no más de 3° C en la temperatura de los alimentos congelados destinados al consumo durante la transición de una etapa a otra.

En cuanto al transporte de productos congelados y de todos los alimentos perecederos en general, se aplica la normativa internacional ATP, que regula las condiciones de transporte de los alimentos perecederos, que deben viajar respetando la cadena de frío.

  Servicio de alimentos y bebidas

El reglamento ATP, además de establecer las clases de vehículos utilizados para el transporte de productos alimenticios y las normas que deben respetarse en la construcción de equipos isotérmicos y refrigerados, define qué son los productos alimenticios perecederos y a qué temperaturas deben transportarse los alimentos congelados y ultracongelados.

Transporte de alimentos congelados en la Toscana

La ley define los alimentos congelados como “los productos alimenticios sometidos a un proceso especial de congelación, denominado “ultracongelación”, que permite mantener la temperatura del producto en todos sus puntos, tras la estabilización térmica, de forma continua a un valor igual o inferior a – 18°C” – Art. 2, Decreto Legislativo nº 110 de 27 de enero de 1992.

El artículo 4 de la citada norma también introduce el tema del transporte de productos alimenticios congelados, reiterando que “la temperatura de los productos alimenticios congelados deberá mantenerse en todos los puntos del producto a una temperatura igual o inferior a -18°C”.

  Deshidratador de alimentos clatronic

Por ello, la normativa HACCP sobre higiene alimentaria -acrónimo de Hazard Analysis and Critical Control Points (Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico)- se aplica en todos los países de la Unión Europea a raíz del Reglamento CE nº 852/2004.

El reglamento obliga a los operadores alimentarios a respetar las normas fundamentales de seguridad e higiene en todas las fases de la cadena alimentaria, desde la recogida de los alimentos hasta el transporte y el consumidor final.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad