Falta de vitamina k2

Falta de vitamina k2

Alimentos con vitamina K

Otras investigaciones sobre este tema realizadas en años posteriores han aclarado que los compuestos denominados colectivamente vitamina K son esenciales para el funcionamiento de ciertos factores de coagulación, en particular la protrombina y los factores VII, IX y X, que son necesarios para evitar las hemorragias en caso de traumatismos, incluso muy leves, o de hemorragias espontáneas.

Basándose en los limitados datos disponibles, se estima que el contenido medio total de vitamina K en el cuerpo humano (en condiciones normales de ingesta y en ausencia de síntomas de carencia) es de aproximadamente 1,5 µg por kg de peso corporal.

Tras su uso, la vitamina K y sus productos de descomposición se eliminan por las heces (aproximadamente el 40-50% del total ingerido) junto con las sales biliares o se excretan por los riñones con la orina (aproximadamente el 20-30% del total ingerido).

Veamos en detalle los valores de la ingesta diaria adecuada (IA) de vitamina K, según el LARN (Niveles de ingesta de referencia para la población italiana). Los valores no varían entre los dos sexos.Lactantes6-12 meses10 µgNiños-adolescentes1-3 años50 µg4-6 años65 µg7-10 años90 µg11-14 años130 µg15-17 años140 µgAdultos18-59 años140 µg> 60 años170 µgDeficiencia

  Vitamina c antioxidante piel

Contraindicaciones de la vitamina k2

Las verduras de hoja verde son la principal fuente de vitamina K, seguidas de ciertos aceites vegetales (soja, oliva y colza). A continuación se enumeran los alimentos más comunes con mayor contenido de vitamina K:

Debido a su contenido en vitamina K, estos alimentos requieren un gran cuidado en los pacientes que están siendo tratados con warfarina (un anticoagulante), también a la luz del hecho de que el calor no desactiva la vitamina K, que por lo tanto no se ve afectada incluso en los alimentos cocinados [4].

La vitamina K desempeña un papel clave en el mecanismo de coagulación de la sangre, a través de la producción de protrombina y otros factores de coagulación, que se activan en el hígado de forma enzimática por la presencia de esta vitamina (son los factores II, VII, IX y X) [5].

Varios estudios sugieren que la vitamina K también desempeña un papel clave en la salud de los huesos, hasta el punto de que su deficiencia puede desempeñar un papel no secundario en el desarrollo de la osteoporosis. Además, los valores bajos de vitamina K se han asociado a un mayor riesgo de fracturas de cadera.

  Mejores vitaminas para estudiar oposiciones

– vitamina k3

Por lo tanto, para una buena absorción de la vitamina K y para evitar el riesgo de deficiencia de la misma, es esencial prestar atención a la salud de nuestra microbiota. Por ejemplo, el tratamiento repetido y prolongado con antibióticos puede conducir al desarrollo de síntomas típicos de la deficiencia de vitamina K.

La LARN (los niveles de ingesta recomendados para la población italiana) recomiendan una ingesta diaria de aproximadamente 140 ug de vitamina K para la población adulta hasta los 60 años. El valor aumenta entonces a 170 ug por día.

La vitamina K1, de origen vegetal, parece ser la más implicada en la coagulación de la sangre. En cambio, la vitamina K2, de origen bacteriano, es esencial para la salud de nuestros huesos. Veamos ahora con más detalle para qué sirve la vitamina K y qué funciones desempeña en el organismo.

Anticoagulante de la vitamina K

Las proteínas dependientes de la vitamina K (VKDP), ampliamente distribuidas en los tejidos, incluso fuera del hígado, son más conocidas por su papel protector en los huesos y el sistema cardiovascular. Además de participar en la diferenciación y proliferación celular, la inflamación y la transducción de señales.

La Comisión Técnica de Productos Dietéticos, Nutrición y Alergias (NDA) de la EFSA confirmó en su dictamen de 22.5.17 los valores de referencia dietéticos establecidos por el Comité Científico de la Alimentación Humana en 1993.

  Frutas con vitamina b1

(5) Geleiinse J.M., Vermeer C., Grobbeehlight D.E., Schurgers L.J., Knapen M.H.J, Van Der Meer I.M., Hofman A., Witteman J.C.M. (2004).  La ingesta de menaquinona en la dieta se asocia con un menor riesgo de cardiopatía coronaria: el estudio de Rotterdam. J. Nutr. 2004;134:3100-3105. doi: 10.1093/in/134.11.3100

(6) Gast G.C., de Roos N.M., Sluijs I., Botsnary M.L., Beulens J.W., Geleinse J.M., Witteman J.C, Grobbee D.E., Peeters P.H., van der Schouw Y.T. (2009).  Una ingesta elevada de menaquinona reduce la incidencia de las enfermedades coronarias. Nutr. Metab. Cardiovasc. Dis. 2009;19:504-510.  doi:10.1016/j.numecd.2008.10.004

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad